Al igual que en Auschwitz, muchos barracones fueron quemados y destruidos
después de la guerra. Los espacios sobreelevados delatan su posición.