Resulta dificil imaginar cuantas veces soñaron los deportados con la
libertad desde las ventanas de sus bloques.