A la mañana siguiente, el duro invierno polaco deja su seña de identidad
también en el coche litera. Afuera el panorama nevado es soberbio.