WWW.VALENTINWORLD.COM

 

ESTE I

5 de Enero.

Despierto de mi litera, y el panorama que puedo ver con las primeras luces del día a través de la ventanilla es impresionante…es tal la cantidad de nieve y el frío del exterior, que se ha filtrado nieve en las ventanillas del pasillo, acumulándose de manera notable en los marcos. Llegada a Warszawa Centralna donde me despido de mis compañeras de viaje. De camino al albergue, hago notar que la gente se ha acostumbrado a los rigores del invierno, aunque la temperatura es soportable, voy bien abrigado (-8ºC). Mi albergue está situado a escasos 100m de lo que fue el antiguo gueto de Varsovia. Lo esperaba peor, pero el conjunto y los servicios generales del albergue están impecables. Emprendo la visita de la ciudad.
La Umschlagplatz, la calle Mila, Zelazna…numerosos monolitos de granito salpican las calles del centro de la ciudad para recordarnos una época que no debe ser olvidada. No logro dar con el monumento al gueto de Varsovia. Callejeo entre el “casco histórico” totalmente reconstruido con el Vístula como telón de fondo. Muy cerca, un impresionante monumento recuerda la liberación de la capital y el Palacio de Cultura construido por orden de Stalin no deja indiferente a nadie. Toda la ciudad está en proceso de cambio y las numerosas grúas construyen ahora modernos edificios de cristal y hormigón. Pronto anochece y los antiguos tranvías que se mezclan con la luz nocturna y el blanco de la nieve me cautivan. Hay pocas personas en el albergue, pero…¡¡¡me encuentro con dos chicas españolas de turismo por Polonia!!! Estudian en Moscú y aprovechan la cercanía de Polonia para pasar unos días. Hablamos y coincidimos en viajar juntos mañana a Cracovia. Hora de dormir, apenas me creo que estoy aquí.

6 de Enero.

Nos levantamos a una hora prudente para no ir con prisas. Nuestro tren sale a las 10:00h. Tengo un pase Eurodominó de 4 días para Polonia, que al final no amortizaré. Nuestro tren recorre la llanura polaca cubierta de un manto blanco…entre unos rayos de sol que dudan de su salida. Llegamos a Cracovia con algo de retraso, pero tampoco importa. Mis dos compañeras deciden alojarse en el albergue donde tengo ya hecha una reserva. Durante los primeros pasos por la ciudad de Krakow, nos sorprende ver la inmensa cantidad de nieve por todas partes menos en la acera y calzada de las calles, gracias al constante esfuerzo de los quitanieves. A nuestra llegada al albergue el recepcionista nos atiende en un correcto castellano y nos cuenta que durante los 5 días anteriores no había parado de nevar. El albergue es más pequeño de lo que pensaba, pero bastante más acogedor y simpático que el de Varsovia.

Iniciamos una breve visita a la ciudad cultural de Cracovia. Lo primero y más cercano es la colina de Wawel junto al castillo del mismo nombre. A estas horas de la tarde ya está cerrado, pero paseamos por los alrededores y al filo de las 15:30h anochece…la puesta de sol es impresionante. De nuevo el Vístula sale a nuestro encuentro. Visitamos el barrio judío de Kazimierz y no damos con una sinagoga señalada en el mapa. Muy cerca queda el casco histórico de la ciudad, perfectamente conservado y cuyo centro neurálgico sigue siendo la Plaza del Mercado (Rynek Glowny). Decididamente Cracovia nos inspira otra sensación, más dinámica y alegre que Varsovia. Regresamos al albergue con la vista puesta en la importante visita de mañana.
Atrás Siguiente