WWW.VALENTINWORLD.COM

 

UCRANIA

Bern - Interlaken

A pesar de ser la capital oficial de Suiza, Berna sigue siendo una ciudad modesta con respecto a Zurich o Ginebra. El albergue está situado en el centro, a un paso de la zona de bares. Es sábado noche y a pesar de la poca iluminación nocturna de la zona, hay buen ambiente en los alrededores. Paseo entre algunas de sus calles, aunque realmente no hay mucho que ver o al menos eso me parece. Al día siguiente y con algo más de tiempo, extiendo mi radio de acción entre las banderas de emblemas y escudos de los diferentes cantones suizos que adornan algunas de sus calles más populares, todo bajo un ambiente dominical de extrema tranquilidad, nada que ver con cualquier otra ciudad española, más dinámicas y alegres.
Por la tarde y después de comer, me dirijo a Interlaken, donde pasaré mis dos próximas noches. El paisaje que rodea esta localidad es espectacular, a mitad camino entre el lago de Brienz y el lago Thoune, con su canal de agua turquesa que comunica ambos lagos y sus cimas de nieves perpetuas que ahora quedan cubiertas por un cielo grisaceo. Me encuentro con algunos españoles en el albergue con división de opiniones, algunos de ellos quedan decepcionados porque esta zona no tiene ningún interés... suerte que mi llegada a este lugar tiene que ver con un motivo puramente ferroviario.

Interlaken - BLS

Mañana del lunes 11. El cielo está nublado, pero no me importa, hoy va a ser otro gran día. De Interlaken salgo en un regional destino Spiez, desde donde enlazo con el EC 131 "Cisalpino Val D'Ossola", procedente de Basel y destino Milano, aunque mi recorrido será interior y limitado a Domodossola. En septiembre de 2002 hice el trayecto inverso, Brig - Spiez en un inolvidable viaje en el EC 108 "Lotschberg" Brig - Dortmund, entonces con material alemán. La razón de hacerlo este año es que a partir de diciembre de 2007 está prevista la puesta en circulación del túnel Frutigen - Brig, por el que transitarán todas las relaciones internacionales y gran parte de las relaciones internas suizas.

Pegado como una lapa a mi asiento, empiezo a vivir el viaje. Justo después de Spiez, una fuerte rampa en una curva a derechas inicia este fantástico recorrido. Después de cruzar un túnel situado en las inmediaciones del depósito de material de tracción del BLS, salimos de pronto a verdes prados donde nos redean cimas de 3.000m de altitud... el espectáculo es grandioso. En Frutigen se ven las obras ya casi concluídas del túnel alpino ferroviario. Este y los demás trenes internacionales no volverán a pasar por el tramo más espectacular de la línea que estoy a punto de recorrer. La rampa norte del Lotschberg está integrada en un paisaje de una belleza alpina sin igual, que sin embargo algunos insisten en comparar con la línea de Pajares o incluso con la sierra de Guadarrama, para gustos, colores. Después de dos bucles y numerosas curvas y contracurvas, pasamos Kandersteig, para entrar al túnel Lotschberg de 14km. de longitud. A la salida, el tren se halla encajonado en un estrecho desfiladero que salva a través de túneles antiavalanchas, para salir de repente a la cuenca del Ródano con magníficas vistas del valle del mismo nombre. La bajada hasta Brig o rampa sur del Lotschberg se efectúa pegada a la ladera con fuertes pendientes de 27/1000. Toda la vía se encuentra banalizada, adelantamos a un mercante de contenedores con destino también Italia.

Después de unos minutos estacionados en Brig, reemprendemos la marcha hacia Domodossola por el centenario túnel del Simplón, un prodigio de la ingeniería civil ferroviaria de principios del siglo XX (el Transiberiano sigue siendo la primera de ellas). En este punto tiene lugar el control policial entre Suiza e Italia. La no menos espectacular vertiente italiana de la línea del Simplón no pierde ningún atractivo con respecto al resto del trayecto, con el túnel helicoidal de Varzo y su pronunciada pendiente hasta Domodossola.

El camino de regreso lo hago por el mismo trazado, bajándome en Brig y Kandersteig. Ya conocía las localidades de viajes anteriores, de modo que no me entretengo mucho en ellas limitándome a realizar breves correspondencias. Llego a Interlaken al final del atardecer. La ciudad tampoco tiene mucho interés, se parece a Andorra, con una calle principal repleta de tiendas y centenares de curiosos andando por la misma calle. Sin embargo, Interlaken es conocida por ser el punto de partida del ferrocarril "Top of Europe", una línea de cremallera eminentemente turística por la que sus viajeros pagan la astronómica cifra de 130€ por un trayecto de ida y vuelta. Los escaladores y alpinistas se quejan con amargura de tales cifras. No tengo ningún interés, asi que sigo mi programa particular. Mañana a Munich.

Atrás   Siguiente